Cancún 'se convertirá' en la capital de la minería

CANCÚN, Q. Roo.- “México Minergy 2016”, a realizarse del 23 al 25 de noviembre en el Centro de Convenciones, será el mayor encuentro de los tres campos vitales para el desarrollo de la economía mundial, energía, minería y metalurgia, al que asistirán más de 10 mil visitantes de 20 países, 400 empresas expositores, 60 expositores con maquinaria de última generación.
La Cámara Peruana de Empresarios Mineros (Cpemin), auspiciador principal de la II Convención  Mundial  Energética,  Minera  y  Metalúrgica: México Minergy 2016, “Oportunidad y Expansión de Negocios”, informó que se contará con la presencia de las entidades financieras como lo es Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), Banco Latinoamericano de Comercio Exterior S.A. (Bladex), Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

También se tendrá la presencia de los ministros Luis Chang, de Energía y Minas de Guatemala, Javier Felipe Córdova, de Minas de Ecuador, Germán Arce Zapata, de Minas y Energía de Colombia, entre otros.

Empresas y universidades que participarán
En el evento también participan empresas como Cemex, Grupo México, la Secretaría de Energía (Sener) el departamento de Energía de Estados Unidos, diversas embajadas y ministerios.

Las universidades más prestigiosas de México también estarán presentes en México Minergy 2016; Autónoma de Coahuila, Autónoma de Hidalgo, Universidad Nacional Autónoma de México y el Tecnológico de Monterrey.

World Conventions (WCC), una organización mundial, es la que está a cargo de promover y realizar los eventos Minergy alrededor del mundo, con la finalidad de contribuir al desarrollo energético, minero y metalúrgico.

México Minergy 2016 es la ocasión para mostrar la gran capacidad que tiene América Latina de transformar los retos en realidades, y así reforzar los objetivos de la alianza Pacífico.

Será el mayor encuentro de empresas, profesionales, expositores, conferencistas y principales representantes de los tres campos vitales para el desarrollo de la economía mundial, energía, minería y metalurgia.



El proyecto de cobre La Granja se agranda

Es el proyecto de cobre más grande de Cajamarca y quizás del país gracias a inversión de US$800 millones en exploración
El proyecto de cobre más grande de Cajamarca y, posiblemente, de todo el país, vuelve a la línea de partida, pero para cobrar nueva viada. Su titular, la anglo-australiana Rio Tinto, decidió replantearlo en el 2015, aunque no por incumplir sus expectativas, sino por complejidades técnicas.

María Alejandra Delgado, gerenta general de Rio Tinto en el Perú, revela, en exclusiva para Día1, que las dimensiones del proyecto de cobre han crecido sostenidamente desde que la minera se lo adjudicó, en el 2006.

“Hemos hecho grandes hallazgos que han ampliado el nivel de recursos mineros, pero también sus complejidades. El proyecto requiere tiempo para efectuar exploraciones adicionales e implementar nueva tecnología que nos permita desarrollarlo, mientras continuamos con la inversión en el Fondo Social La Granja [que ya ha aportado US$34 millones]”,   explica Delgado.

Apunta que si los estudios son satisfactorios, la minera emprenderá un estudio de factibilidad bancable, según las nuevas características del yacimiento de cobre.

Redimensionamiento
Y es que La Granja no es el mismo proyecto que el Estado Peruano transfirió a Rio Tinto.  Cuando la anglo-australiana lo recibió, sus recursos de cobre ascendían a cerca de 2.500 millones de toneladas, según archivos del Ministerio de Energía y Minas (MEM). Diez años más tarde, habrían crecido en más de la mitad, y tendrían el potencial para seguir creciendo.

“La estrategia de Rio Tinto es bastante cautelosa, porque tiene un proyecto más vasto del que recibió inicialmente. Es, definitivamente, el yacimiento de cobre más grande del país”, remarca el geólogo Miguel Cardozo.

Una opinión compartida por Jorge Merino, ex titular del MEM, quien señaló en su momento que La Granja puede ser el depósito minero “más grande del Perú y el mundo”.

De allí que la anglo-australiana haya emprendido su redimensionamiento integral. “Cualquier empresa minera, en su misma situación, va a optar por dimensionar el yacimiento en su máximo volumen de reservas, antes de empezar a desarrollarlo”, anota Cardozo.

Exploración y metalurgia
Es por tal razón que el comité de inversiones de Rio Tinto devolvió el proyecto, de la fase de prefactibilidad a la de exploración.

“Estamos buscando áreas con mayor mineralización de cobre fuera de las zonas que ya hemos estudiado, de manera que podamos mejorar el caso de negocios y presentarlo nuevamente a nuestra casa matriz para su aprobación”, refiere Delgado.

El nuevo objetivo de exploración de Rio Tinto se denomina La Granja Brownfield. Pero no es el único desafío de la minera.
Otro escollo importante es el alto contenido de arsénico en el yacimiento, que obstaculiza la recuperación del cobre. “Parte de los nuevos estudios son pruebas metalúrgicas para lograr la tecnología [de separación de arsénico] apropiada, que permita poner en valor el yacimiento y el caso de negocio”, explica la ejecutiva.

La minera tiene un plazo de ocho años, contados a partir del 2016, para llevar estos estudios a buen puerto.

Proyecto modelo
La Granja no solo es importante para Rio Tinto por su potencial cuprífero, también lo es por su permanente relacionamiento comunitario. Hasta que la anglo-australiana decidió reorganizarlo, en el 2015, La Granja era el único megaproyecto minero de la región Cajamarca que se encaminaba seriamente hacia la ansiada fase de factibilidad y desarrollo.

“El proyecto está en una zona remota, habitada por 500 o 600 familias organizadas en base a rondas campesinas. Con ellas hemos podido avanzar nuestro trabajo porque dialogamos constantemente”, apunta Delgado.

Rio Tinto ha invertido más de US$800 millones en la exploración de La Granja, una cifra sin precedentes en el país. “Hemos hecho grandes hallazgos que han ampliado el nivel de recursos mineros”.




México tiene 4 de las 15 mayores minas de plata del mundo

México, el principal productor de plata en el mundo, opera cuatro de las 15 mayores minas de este metal a nivel global, informó The Silver Institute. 

La clasificación mundial está encabezada por la mina Dukat, con una producción de 22.3 millones de onzas, ubicada en Rusia y propiedad de Polymetal Internacional plc.

En la segunda posición se colocó la mina Cannington, con una producción de 22.2 millones de onzas. Se sitúa en Australia y Pertenece a South 32 Ltd.
Las minas Saucito y Fresnillo Mine, ambas en México y de la empresa mexicana Fresnillo plc, se ubicaron en las posiciones tercera y quinta, con una producción de 22 y 15.6 millones de onzas, respectivamente.

En la cuarta posición, está la mina Escobal, que posee la compañía Tahoe Resousers Inc. en Guatemala, con una producción de 20.4 millones de onzas.

Después de décadas de estancamiento, los precios de la plata ascendieron rápidamente a partir de 2004. Este metal se sobrepuso a la crisis económica mundial y se convirtió en una alternativa importante para los inversionistas que pretendían proteger sus recursos en periodos de incertidumbre, registrando dos incrementos sobresalientes: 38% en 2010 y 74% en 2011.

La tendencia cambió y se observaron disminuciones en los precios de 2012 a 2015, pero aún con cotizaciones superiores a las de años anteriores a 2010, en términos nominales, de acuerdo con datos de la Cámara Minera de México (Camimex).

En 2015, la principal influencia en el precio fue la fortaleza del dólar y los anuncios que anticipan un incremento en las tasas de interés de la Reserva Federal, hecho que finalmente ocurrió en diciembre y que afectó las inversiones de plata.

De 2013 al 2015, se observó una disminución importante en la actividad de exploración, sobre todo por parte de la empresas junior ya que el descenso pronunciado en los precios de oro y plata afectó su acceso a fuentes de financiamiento.

A partir de 1994, la producción minera de plata aumentó de manera continua con un ligero descenso en 2002-2003, creciendo en promedio 3% por año, en el periodo 1994-2015.




Estudiante crea accidentalmente batería que puede durar 400 años

Muchos de los grandes descubrimientos de la humanidad se han producido por errores o casualidades. La penicilina uno de los ejemplos más conocidos y también de los más importantes, aunque podríamos citar muchos otros incluso en la historia más reciente.
En este sentido uno de los últimos exponentes de lo que podríamos denominar como “descubrimientos accidentales” lo tenemos en la Universidad de Irvine en California, donde un grupo de investigadores ha conseguido crear una batería que puede soportar hasta 200.000 ciclos de recarga.

Durante las pruebas que realizaron a lo largo de tres meses pudieron ver que la batería no sólo mantenía su capacidad sino que además no mostraba deterioro alguno tras ser sometida a una gran cantidad de ciclos de descarga y recarga, algo impresionante ya que normalmente los nanoclables empiezan a degradarse tras unos 8.000 ciclos de recarga.

Si esto no te sorprende debería, ya que por ejemplo las baterías de los portátiles están diseñadas para soportar unos cientos de ciclos de carga y descarga.

¿Cómo es posible?

La aspirante a doctora Mya Le Thai, líder del equipo de investigadores que hizo el descubrimiento, explicó que la clave de todo el asunto estuvo en la aplicación de un recubrimiento de dióxido de manganeso sobre los nanocables de oro y el uso de un gel electrolito “tipo plexiglás”.

Reginald Penner, director del departamento de ciencia química de la Universidad, nos explica cómo ocurrió todo:

“Mya estaba “jugando´´ y decidió aplicar una capa de gel sobre los cables […] Una decisión aleatoria que le permitió descubrir que gracias al uso de este gel la batería podía resistir cientos de miles de ciclos de carga y descarga sin perder capacidad”.

Un descubrimiento muy importante y con gran potencial, aunque de momento se encuentra en una etapa temprana así que podrían pasar varios años antes de que lleguemos a ver un producto comercial basado en esta tecnología.
Fuente: Neowin

Hallan el mayor yacimiento de zinc y plomo de China en región occidental de Xinjiang: reporte

Las reservas están localizadas en el condado de Hotan y cuentan con casi 19 millones de toneladas de plomo y zinc.
Pekin (Reuters).- El mayor yacimiento de zinc y plomo de China ha sido descubierto en la remota región occidental de Xinjiang, reportó el domingo la agencia oficial de noticias Xinhua.

Las reservas están localizadas en el condado de Hotan y cuentan con casi 19 millones de toneladas de plomo y zinc, de acuerdo a Xinhua, que citó un comunicado divulgado por la Oficina de Geología y Recursos Minerales de Xinjiang.

Un total de 27 provincias y regiones de China cuentan con reservas de zinc y plomo, en yacimientos concentrados en la provincial suroriental de Yunnan, en Gansu y en Mongolia Interior, de acuerdo al reporte.

El plomo y el zinc son utilizados en la electrónica, la fabricación de maquinarias, en la elaboración de químicos y en el sector farmacéutico, entre otras industrias, añadió Xinhua.

Fuente: Reuters


La mina de zinc más grande de Europa tiene la flota de vehículos subterráneos con motores diésel de emisiones ultrabajas

Ambición en emisiones
Crece la conciencia sobre el riesgo potencial para la salud que representan las partículas de diésel en las emisiones de motores (DPM). Por eso, Boliden Tara – la mina de zinc más grande de Europa – toma la delantera en minería dotando a su flota de vehículos subterráneos con motores diésel de emisiones ultrabajas de la tecnología más moderna.
La ventilación de una operación subterránea tan grande y compleja como la de Tara Mines –entre las diez más grandes del mundo y a profundidades superiores a los mil metros– no es tarea sencilla.

Cuando Noel Shalvey inició su carrera minera, como mecánico hace 40 años, la calidad del aire bajo tierra no era el tema de actualidad que es hoy.

Acerca de Boliden Tara Mines
Boliden Tara Mines es la mayor mina de zinc de Europa y la novena más grande del mundo. Desde que entro en producción, en 1977, se han extraído 80 millones de toneladas de mineral. Boliden adquirió la mina en 2004 y hoy emplea a más de 600 personas, con una producción de 2,2 millones de toneladas de mineral en 2015.

“La ventilación en las minas ha mejorado inmensamente con los años”, dice. “Es algo en lo que ahora uno ni siquiera piensa. Uno se espera que el aire aquí abajo sea bueno”.
La ventilación de operaciones subterráneas tan vastas y complejas como las de Tara, una de las diez minas de zinc más grandes el mundo, no es tarea fácil. Hoy, las minas tienen requisitos especiales de circulación de aire, con profundidades superiores a los mil metros y vehículos diésel muy pesados operando en los túneles continuamente.

“Aquí abajo, tenemos unas 300 unidades de maquinaria en los túneles, pero adivino que son 20 o 30 los que queman el 80 por ciento del combustible”, dice Brendan Anderson, responsable del departamento de equipos móviles de Tara.

“Los Land Cruiser consumen algo de combustible y las perforadoras en el inicio de la operación pero luego se estacionan. Son los camiones y cargadores los que siempre están en movimiento y son esos grandes vehículos los que realmente producen las emisiones”.

Boliden ha invertido mucho capital en el incremento del flujo de aire que circula por las operaciones de Tara. El sistema de ventilación de la mina tiene una capacidad máxima superior a los 1000 metros cúbicos por segundo y la empresa sigue construyendo tiros –algunos tan anchos como de 4,5 metros de diámetro y a profundidades superiores a los 800 metros– para mejorar la ventilación de la compleja trama de galerías y túneles de la mina. Pero no alcanza solo con invertir capital para mejorar el volumen total de aire en Tara.
Boliden Tara Mines es la mayor mina de zinc de Europa y la novena más grande del mundo. Hoy emplea a más de 600 personas, con una producción de 2,2 millones de toneladas de mineral en 2015.

“Tenemos que hacer todo lo posible para mejorar el ambiente subterráneo”, dice Pat Hanratty, ingeniero senior en ventilación de Tara. “Impulsamos no solo el trabajo de ventilación sino también la reducción de emisiones. Cuanto más reduzcamos las emisiones de los equipos móviles de la mina, menos tendremos que reforzar los equipos de ventilación. Los equipos que son capaces de optimizar las condiciones de trabajo, independientemente de las restricciones de ventilación en el lugar, son una posibilidad fantástica”.

Motores con tecnología limpia
Para complementar la inversión en ventilación y mejorar las condiciones del entorno subterráneo para sus más de 600 trabajadores, Tara buscó la mejor tecnología en motores diésel de emisiones ultrabajas de la industria minera.

“Nuestros camiones y cargadores son grandes, y necesitamos la mejor tecnología disponible para mantener a nuestro personal en condiciones de seguridad y salud, y cumplir con la exigente regulación europea”, dice Pat. “Necesitamos un proveedor que nos pueda proporcionar equipos con motores que hagan posible reducir el nivel de gases de emisión. En eso, Sandvik ha sido un colaborador especial para nosotros. Muy temprano accedimos a los motores Stage IIIB/Tier 4 en nuestros Sandvik LH517 y quedamos muy satisfechos con su bajo nivel de emisión”.

Los camiones Sandvik TH550 figuran entre las 300 unidades de equipo subterráneo que Boliden utiliza en la mina de Tara.

Tara fue la primera mina de Irlanda en usar el gasóleo ultrabajo en sulfuros, lo que permitió usar motores Stage IV/Tier 4 para reducir el nivel de partículas de diésel en la emisión (DPM) y de óxido de nitrógeno (NOx) sin necesidad de regenerar los filtros de partículas de los vehículos y complicar el mantenimiento de los motores.

Tara reemplazó un motor provisional Tier 4 en un camión TH550 e instaló otro motor Tier 4, final, en otro camión junto con un cargador Sandvik LH571 en abril de 2014.
“Solíamos recibir informes de nuestros operarios sobre trabajo en entornos con humo”, dice Brendan. “Pero no pasa más con los Sandvik nuevos. Al contrario, nos dicen que con los camiones nuevos y con el cargador notan un nivel mínimo de emisiones, en comparación con otros equipos. En este momento, son mucho mejores. La tecnología Volvo es superior”.

“La Comisión Europea y varios gobiernos han venido exigiendo bajas en el nivel de emisiones y los fabricantes se han visto obligados a invertir en tecnologías nuevas y a desarrollar motores aún más limpios. Es nuestro turno de reclamar, a nuestros proveedores, la adopción de esta tecnología en sus equipos móviles. Sandvik se ha adelantado”.

Sandvik Mining ha trabajado con el proveedor de motores Volvo Penta durante muchos años para apoyar a la industria minera en sus esfuerzos de reducir el nivel de emisiones de NOx y DPM de los camiones subterráneos y cargadores.

“Los motores Stage IV/Tier 4 han puesto las cosas en otro nivel”, dice Pat. “Una vez más, estamos orgullosos de ser pioneros en la utilización de estos motores de emisiones ultrabajas. Es para el beneficio de todos los que trabajan bajo tierra. Cuando la calidad del aire mejora en la zona de trabajo, aumenta la productividad y la capacidad de ser eficiente. Hemos visto a lo largo de los años que, tras llegar al límite de una infraestructura, hay un gran incremento de la moral de trabajo en el área cuando hay posibilidad de mejorar la circulación de aire y mejorar la ventilación. La producción aumenta. En términos de costos- beneficios, es absolutamente redituable invertir en asegurar el mejor entorno de trabajo para la gente que trabaja en el lugar”.

Tara Mines fue la primera mina de Irlanda en usar diésel ultrabajo en sulfuros (ULSD) lo que le permitió acceder a la posibilidad de operar vehículos con motores de tecnología con reducción catalítica selectiva.

El conductor de camión Eddie Murphy pasa más de diez horas por turno al volante de su Sandvik TH550 en Tara.

“Los nuevos motores ofrecen más fuerza cuesta arriba y su nueva tecnología limpia hace una gran diferencia en cuanto a la salud”, dice. “Siempre pensamos en nuestra salud y la seguridad aquí bajo tierra. Es vital en esta industria”.

Criterio clave en la elección de equipos
La tecnología de motores está jugando un papel clave en la elección de equipos en Tara.

“Miramos una serie de criterios de selección pero, actualmente, la mejor tecnología de motores es un factor fundamental, especialmente lo relacionado con las emisiones y las partículas”, dice Brendan. “No se trata sólo de la capacidad de acarreo del camión o de su velocidad sino también sino de la limpieza del motor que lo impulsa. Dada nuestra necesidad de minimizar las emisiones en los entornos subterráneos, contar con la mejor tecnología en motores es esencial”.

“Desde mi perspectiva, me fijo menos ahora en la capacidad de un camión y más en la limpieza del motor, en cómo podemos reducir el impacto ambiental y mejorar el entorno de trabajo de nuestros operarios bajo tierra. Es así de simple: no aceptamos en nuestra mina equipos que no nos ayuden a conseguir ese objetivo”.

Midiendo los beneficios
La mina mide los efectos de la nueva tecnología de los motores mediante un analizador de partículas de diésel MAHA MPM-4M que la gerencia de Tara tuvo oportunidad de probar en una reunión anual del Consejo sobre Emisiones de Diésel en Minería, en 2012, unos meses después de que la Organización Mundial de la Saludos de la ONU haya clasificado como cancerígenas las emisiones de los motores diésel.

Tara Mines reemplazo un motor de tecnología Tier 4 provisional en uno de sus camiones Sandvik TH550 con un motor Tier 4 Final a mediados de 2014, y un cargador Sandvik LH517 también fue equipado con un motor de la misma tecnología.

“Medir el nivel de partículas de diésel es algo que todos los operadores de minas tendrán que aprender a hacer”, dice Pat, “Tenemos que estar atentos, y conscientes de que las mediciones del aire ambiente no son sencillas”.

La mina también usa un ECOM-AC, un instrumento para medir en los talleres los niveles de CO2, NO y NO producidos por los diferentes equipos.

“Sabemos que los contaminadores son los motores diésel y sentimos satisfacción de nuestros avances al limitar los niveles de emisión de la mejor forma posible”, dice Pat.

Tara sigue explorando aún más formas de mejorar la ventilación, incluyendo el seguimiento de los vehículos para asegurar una mejor ventilación allí donde se encuentran operando. La mina también puso en operación uno de sus nuevos Sandvik LH517, dotado de Sandvik AutoMine Lite a fines de 2015.

“Será una mejora impresionante cuando tengamos solo motores Stage IV/ Tier 4 finales”, dice Pat. “Ya hemos hecho el gran esfuerzo en términos de inversión y monitoreo del aire, y la nueva tecnología de motores nos ayudará a reducir el nivel de emisiones aún más”.

Solución Sandvik: tecnología Stage IV/Tier 4
Sandvik Mining ha trabajado junto a Volvo Penta para liderar el camino hacia la rápida introducción de motores diésel de emisiones ultrabajas, una tecnología conocida como Stage IV /Tier 4 en alusión a las demandas Euro IV de la Unión Europea y los requerimientos legislativos estadounidenses. La nueva tecnología ayuda a las empresas mineras a mejorar el entorno subterráneo para los trabajadores mientras reduce costos de mantenimiento y ventilación.

Las emisiones de equipos similares de mediados de los años 90 (Stage I / Tier 1) eran alrededor de 25 veces mayores a la tecnología Stage IV / Tier 4. Los motores más modernos emiten niveles muy bajos de los nocivos óxidos de nitrógeno (NOx) y de partículas de diésel (DPM). En las operaciones mineras de envergadura, esta reducción de emisiones puede resultar en ahorros de decenas de miles de dólares por unidad en filtrado de partículas de diésel y en el ahorro de un diez por ciento de combustible en relación a motores de la generación precedente. Se logran ahorros adicionales gracias a un mantenimiento más sencillo y económico, facilitado por sistemas de control integrados en los vehículos para monitorear la dosificación de aditivos y dar alertas preventivas en caso de desperfectos.

Sandvik Mining proyecta ofrecer pronto la elección de motores Stage IV/Tier 4 para toda su gama de camiones y cargadores subterráneos, dependiendo de las regulaciones locales y la calidad del combustible disponible.
Texto: Eric Gourley
Foto: Måns Berg

La lutita calcárea prueba ser más eficiente que la roca caliza para tratar residuos mineros

Cuando en cierta región el apogeo de la actividad minera disminuye, el cese de labores de esta industria económica es preocupante para los sectores involucrados en la explotación minera. Para los científicos, el verdadero inconveniente está en la contaminación de ríos, acuíferos y suelos, a causa del abandono de minas y presas que almacenan desechos tóxicos.
En algunos estados de la República, este problema ya ocurre en antiguas zonas mineras donde las actividades de extracción han cesado. En la parte sur del país, el equipo universitario que encabeza Francisco Martín Romero, investigador del Instituto de Geología de la UNAM, en colaboración con la Facultad de Química y el Instituto de Geofísica de la misma casa de estudios, ya busca un proceso eficiente, barato y duradero para remediar la contaminación que producen los efluentes, líquidos originados durante el proceso de extracción de minerales.

Los investigadores estudiaron la región minera de Taxco, Guerrero, donde existen problemas de Drenaje Ácido de Mina (AMD, por sus siglas en inglés); término que denomina a las aguas muy ácidas contaminadas con metales pesados tóxicos como arsénico, cadmio, cobre, hierro, plomo y zinc.

El proyecto considera el diseño de barreras geoquímicas construidas con rocas que actúan como filtros para neutralizar la acidez de los efluentes e inmovilizar los elementos tóxicos.

Las aguas ácidas se generan en los depósitos residuales de la industria minera, que contienen un mineral llamado pirita. Este mineral se oxida en presencia de lluvia y aire, y genera ácido sulfúrico, favoreciendo la liberación de metales pesados tóxicos. Como consecuencia, cuando llueve, se forman corrientes de agua ácida que pueden contaminar suelos y cuerpos de agua superficial y subterránea.

En busca de la solución

Para remediar la contaminación por AMD existen dos métodos. El método activo utiliza reactivos químicos alcalinos que tienen un alto costo, y requiere de la instalación de asistencia mecánica. Al añadir los reactivos alcalinos al agua ácida, ésta se neutraliza (pierde su alta acidez), y se favorece la precipitación de algunos metales tóxicos disueltos en el agua, es decir, estos metales solubles se vuelven sólidos. De esta manera, es más fácil remover los tóxicos del líquido.

El método pasivo, en cambio, busca tratar el agua ácida con las rocas de la zona que poseen cualidades alcalinas. El material más usado es la roca caliza, que neutraliza el ácido de las aguas contaminadas. Su mantenimiento es mínimo, de fácil operación y barato. También es amigable con el medio ambiente.

Aunque ambos métodos probaron ser efectivos, algunos investigadores decidieron explorar variantes del tratamiento pasivo. Este es el caso del doctor Francisco Martín Romero y su equipo, quienes analizaron la geología de la zona minera de Taxco para recolectar y evaluar las rocas de la zona, considerando su composición química y mineralógica.

“La roca caliza es el material más utilizado y reportado, pero nosotros encontramos una roca llamada lutita calcárea que, según nuestros datos, puede ser mejor que la caliza en términos de eficiencia y vida útil”, explicó en entrevista el Doctor Romero.

¿Puede competir esta roca con la roca caliza? De acuerdo con los primeros resultados, todo parece indicar que en términos de durabilidad, la lutita calcárea tiene una vida más prolongada que la de la roca caliza, pues se estima que la precipitación del hierro afecta el desempeño de esta última. Varios reportes remarcan que cuando surgen hidróxidos férricos, estos forman una costra alrededor de los fragmentos de la roca caliza. Esto impide que continúe con su función neutralizadora.

El estudio detrás de una alternativa

La lutita calcárea es una mezcla de minerales, entre los que se encuentran la calcita, el cuarzo, la moscovita, la albita y la montmorillonita. En esta roca, la calcita es el agente que combate la acidez del drenaje, mientras que los otros minerales permiten al hierro y otros contaminantes, como el arsénico, precipitarse o convertirse en sólidos fáciles de remover.

Comprobar la efectividad y la durabilidad de la lutita calcárea requirió de un estudio dividido en dos fases. En la primera etapa se recolectaron muestras de dicha roca para ser caracterizada y sometida a pruebas en lotes y columnas. El proceso consistió en quebrar la lutita para mezclarla con drenaje ácido y así evaluar ciertos indicadores como el pH (el nivel de acidez) y el porcentaje de elementos tóxicos eliminados, para determinar el potencial de la mencionada mezcla mineral como barrera geoquímica.

Posteriormente, cuando la lutita calcárea y el AMD fueron mezclados, el agua se separó para medir su acidez y su nivel de tóxicos disueltos.

Los resultados del estudio señalan que el agua tratada con la lutita pasó de un pH de 2.5 (muy ácido), a 7.4 (en condiciones normales es de 7). A su vez, eliminó en un 100% la presencia de arsénico, plomo, hierro y cobre, metales potencialmente tóxicos.

Pero con el cadmio y el zinc (metales que también pueden ser peligrosos) la historia fue distinta: la lutita calcárea removió el 87% y 89%, respectivamente. “Nos dimos cuenta que el cadmio y el zinc tienen una química especial diferente a los otros metales, pero ya hicimos modelaciones teóricas considerando esta situación, y ahora sabemos que cuando el agua contaminada alcance un pH de 8, ambos metales precipitarán”, explica Martín Romero.

Para concluir, el investigador indicó que los resultados serán parte de un nuevo artículo, el cual también incluirá una estimación de la vida útil de la lutita calcárea, según lo revelen los resultados de la segunda fase del experimento.



El ambicioso proyecto que podría convertir a Venezuela en una potencia minera

La intensa polémica ambiental es casi proporcional al interés de más de un centenar de empresas del mundo por participar en la zona.
El Arco Minero del Orinoco podría ser el nuevo Dorado. Con 111.843 kilómetros, la zona al sureste de Venezuela posee ingentes riquezas que están en la mira de 150 compañías del mundo.

El proyecto, lanzado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, prevé la explotación de los minerales estratégicos como el carbón y el manganeso; minerales metálicos como oro, hierro, bauxita, cobre, cromo, magnesita y níquel; así como minerales no metálicos como diamante, fosfato, caliza, feldespato, dolomita, yeso, caolín, grafito y talco.
Según las primeras estimaciones del recién creado Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico, el total del valor comercial de las reservas minerales en la zona, ubicada en el estado Bolívar, asciente a más de dos trillones de dólares. La cifra no es despreciable para el país petrolero, cuya economía monoproductora ha sufrido el embate de la caída sostenida de los precios del crudo.

El objetivo del ambicioso plan de desarrollo, que ha levantado duras críticas por parte de la oposición y ciertos sectores del chavismo, prevé implantar un modelo de "minería ecológica", con respeto al ambiente, que permita superar la matriz monoproductiva y generar una nueva fuente de ingresos para el país.

Freno a calificadoras
La movida de Venezuela también frena a las calificadoras. Hasta hace poco, la "Santísima Trinidad" de Moody's, Fitch y S&P había elevado el riesgo del país a tal punto que la nación quedaba como la peor del mundo para las inversiones, ni siquiera superada por Siria en guerra o Grecia en 'default'.

Pero la situación ha ido mejorando. El cambio de "parecer" de las calificadoras tiene mucho que ver con la gigantesca reserva aurífera de Venezuela, que ahora será certificada por Gold Reserve. El Ejecutivo suscribió convenios con la empresa canadiense para comprobar que el país tiene unas 7 mil toneladas de oro.

La certificación de la reserva demostraría que Venezuela es el segundo país con más oro en el mundo, solo superado por las 8.133 toneladas del mineral precioso que posee EE.UU. Esa jugada le abre las puertas a la nación para obtener financiamiento en condiciones más ventajosas, ya que el encadenamiento productivo y el flujo de divisas está garantizado con el proyecto minero.

Además del oro, se estima que en la zona hay 33,8 millones de quilates de diamante, 3.644 millones de toneladas de hierro, y gigantescos yacimientos probados de bauxita, cobre, coltán y otros minerales, refiere la Gaceta Oficial 40.855, que decreta la creación del Arco Minero.

Modelo mixto
El esquema propuesto para los inversionistas es la creación de empresas mixtas, en las cuales el Estado sea titular de 55% de las acciones y tenga igual porcentaje del total de las ganancias, detalló el presidente Nicolás Maduro la semana pasada en una reunión realizada con firmas internacionales en el Banco Central de Venezuela (BCV).

Hasta ahora, las empresas que han manifestado su deseo de unirse al proyecto son de origen ruso, canadiense, británico, surafrincano, estadounidense, chino y australiano.

Las empresas podrán establecerse en los cuatro bloques en que está dividido el Arco Minero, cada uno de ellos con potencialidades específicas: el primero, llamado Juana La Avanzadora, principalmente posee coltán (un componente escaso, declarado estratégico para la industria de la tecnológica), oro, bauxita y diamante; el segundo, denominado Manuelita Sáez, tiene oro y diamante; el tercero, Negra Hipólita, se caracteriza por el hierro, oro, diamante y bauxita; y el cuarto, Josefa Camejo, está constituido principalmente por yacimientos auríferos.

Polémica ambiental

La oposición, que busca la salida del presidente Nicolás Maduro, se ha negado a apoyar la propuesta del Arco Minero. Parte del chavismo, también. Las razones que esgrime el segundo grupo de detractores es el impacto ambiental que la actividad generará en la zona, considerada uno de los pulmones vegetales y con las mayores reservas hidrológicas del país.

El Ejecutivo ha asegurado que los proyectos respetarán no sólo la naturaleza, sino a las poblaciones indígenas que viven en la zona y capacitará a los pequeños mineros, que actualmente explotan a menor escala los recursos auríferos, para que utilicen métodos de impacto mínimo al ambiente.

Según el plan del Estado, únicamente se intervendrán las áreas donde ya se ha iniciado la explotación minera, mediante proyectos que contarán con tecnología de punta para el procesamiento de los minerales que incluyen plantas de tratamiento de agua, lo que minimizará el daño a las cuencas fluviales.

Oportunidad estratégica

Para Venezuela, el año 2016 ha sido de grandes dificultades económicas. En enero, el presidente Maduro tuvo que anunciar la caída de 4.200% de ingreso del país, por concepto de renta petrolera, en comparación con el mismo mes de 2010.

Por eso, la necesidad de captar recursos, más allá de la industria petrolera, es estratégica. El 55% de utilidad que podría percibir el país por una actividad altamente lucrativa, así como por impuestos y regalías asociadas, le permitiría al país contar con una nueva fuente de ingresos de gran cuantía que, en poco tiempo, estaría en capacidad de revertir el modelo monoproductor de hidrocarburos.

La idea del Ejecutivo no es únicamente explotar los recursos minerales sino darles valor agregado con el desarrollo del sector industrial nacional, lo que generaría -en principio- más de 20.000 empleos directos y más de 70.000 indirectos, y ampliaría la presencia del Estado en las zonas mineras, que históricamente han sido dominada por mafias violentas que viven de la explotación ilegal.

Se prevé que Venezuela puede percibir por esta actividad, anualmente, entre 3.000 y 4.000 millones de dólares, cifra que podría ascender en la medida en que crezcan las inversiones y se consolide la industria.

Nazareth Balbás



¿Qué hace falta para innovar en el sector minero peruano?

El sector minero en los últimos tres años ha estado orientado a reducir costos y, si bien han hecho un buen trabajo, aún no se preocupan por innovar.
“El CEO minero no tiene como primera prioridad el tema de innovación por varias temas que lo tienen distraído como los regulatorios y sociales, todos girando en torno a cómo reducir costos”, asegura Ricardo Balarezo, director en Campo Base Consultoría.

Sin embargo, ahora hay una pequeña inflexión porque han manejado los temas para salir del ajuste de precios, pero han llegado al límite. Entonces, es hora de pensar en cosas que hagan dar un salto en el negocio.

En lo que respecta a mejora continua y eficiencias operacionales, “el Perú es muy buen adaptador y aprovechador de tecnología, pero no en términos de generar procesos internos de innovación que aprovechen la enorme riqueza y diversidad de la cadena minera”, agrega Balarezo, quien además afirma que este momento es propicio para poder introducir el tema.

Innovación 2.0
En último Expomina desarrollado en Lima, Ricardo explicaba que cuando hablamos de innovación, ello implica “toda la batería desde digital, como realidad aumentada, internet de las cosas, data mining, implementar más robótica y domótica de la que ya se usa”.

Pero la idea es traerlos más como una mirada de start up, pues la nueva generación de profesionales ahora suelta un problema y lo apertura en una hackaton para que lo resuelvan entre 15 y 20 personas a nivel global. “Ese tipo de cosas la minería no se ha atrevido a hacerlas”, manifiesta.

Aunque se cree que invertir para innovar puede resultar caro, Balarezo explica que “es más la toma de liderazgo”. Por ejemplo, tecnología como realidad aumentada, que podrían mejorar los procesos en minería son baratos. Por eso, se necesita que “el sector abra el interior de sus minas y comience a trabajar más colaborativamente”.

Tres ejes fundamentales
Las universidades, el Estado y sector privado (minera y los proveedores especialistas) son los tres ejes fundamentales para hacer de la innovación minera una posibilidad. El estado juega un rol fundamental en la promoción de los entornos, ecosistemas y facilidades.

“Pero hace mucho tiempo las universidades estatales no han tenido la capacidad de estar a la velocidad de lo que el sector privado necesita. Para hacer innovación necesitas tomártelo en serio y organizar la institucionalidad de manera que puedan manejar la innovación”, afirma Balarezo.

Y es que les hace falta un grupo de habilidades blandas aún como: manejar la complejidad, saber hacer las preguntas correctas, pensar fuera de la caja y trabajar en equipo. “La innovación necesita un pensamiento mucho más abierto”, finaliza.

Fuente: Gestión 



Cartera de proyectos mineros en Perú asciende a US$ 45,596 millones, ¿en qué situación está?

El MEM sigue considerando en dicho listado a los proyectos Conga de US$ 5,000 millones y Tía María de US$ 1,400 millones. Los proyectos en exploración concentran el 52.04% de toda la cartera estimada.
El Ministerio de Energía y Minas (MEM) reportó que la cartera estimada de proyectos mineros al mes de setiembre del 2016, asciende a US$ 45,596 millones y entre los cuales figuran proyectos de ampliación de minas en operación, proyectos con Estudios de Impacto Ambiental (EIA) aprobados, con EIA en evaluación y en exploración.

Según el último reporte de la Dirección General de Minería del MEM, los proyectos en ampliación ascienden a US$ 5,172 millones, lo que significa el 11.34% del total de la cartera estimada de proyectos mineros.

Entre dichas ampliaciones figura la ampliación de la mina de fosfatos de Bayóvar en Piura que implicará inversiones por US$ 437 millones, a lo que se suma la ampliación de Laguna Norte en La Libertad y que está valorizado en US$ 640 millones.

También figuran ampliaciones de las minas de El Porvenir en Pasco (US$ 45 millones), Toromocho en Junín (US$ 1,350 millones), Marcona en Ica (US$ 1,500 millones) y Toquepala en Tacna (US$ 1,200 millones).

Mientras que los proyectos con EIA aprobado representan inversiones por US$ 15,804 millones, es decir el 34.66% del total de la cartera estimada.

Entre esos proyectos figuran los proyectos de Fospac en Piura (US$ 500 millones), Shahuindo (US$ 132 millones) y Conga (US$ 5,000 millones) en Cajamarca, Pukaqaqa en Ayacucho (US$ 706 millones), Rel Shouxin en Ica (US$ 262 millones) y Pampa de Pongo (US$ 1,500 millones) en Arequipa.

El MEM sigue considerando en la cartera de proyectos al polémico proyecto de Tía María en Arequipa (US$ 1,400 millones), al que se suma el proyecto Tambomayo (US$ 340 millones) en la misma región.

En el sur del Perú también se ubican los proyectos de Corani (US$ 664 millones) y Ollachea (US$ 180 millones) en Puno, y Quellaveco en Moquegua (US$ 5,000 millones).

Finalmente, están los proyectos en exploración avanzada y que concentran inversiones por US$ 23,729 millones, lo que implica el 52.04% de la cartera estimada por el MEM.

Vea aquí la relación de proyectos incluidos en la cartera elaborada por el MEM




Precio de los Metales



[Most Recent Quotes from www.kitco.com] [Most Recent Quotes from www.kitco.com][Most Recent Quotes from www.kitco.com]

Eventos 2016

VIDEO

Una Mina de Oro Moderna

La minería de oro profesional del siglo XXI representa una industria moderna a gran escala que utiliza tecnologías avanzadas, seguras y limpias. Esta es la historia de cómo se produce uno de los metales más importantes del mundo. (Video generado por World Gold Council).

Posted by Red Ingeniería de Minas on Sábado, 31 de enero de 2015